Barbarie-pensar con otros

Contenidos culturales

Hay pijamas realmente hermosos


por Álvaro D. Campos

Hay pijamas realmente hermosos. Cuando los veo siento como si el dormir para las personas que los usan fuese una ceremonia sagrada. A mí me encanta dormir, pero desde siempre me angustia el momento previo a ello. Como soy, a mi pesar, un poco noctámbulo, desde niño el momento previo a dormirme era donde tenía que escuchar el llanto de los perros o ser masacrado por todas las malas preguntas metafísicas.

En este nocturno y siniestro momento previo a dormirse, era cuando a Stendhal le surgían también las preguntas más lacerantes: "¿Soy bueno? ¿Soy malo? ¿Soy tonto? ¿Inteligente? "

Alguien que acepta sin problemas el pijama, acepta también que este momento no existe, solo existe el sueño que hay que satisfacer lo más pronto posible.

La razón más práctica del uso del pijama y la única a mi juicio, creo, es no arruinar la ropa de calle, que con todos los tira y afloja del estado inconsciente se deforma, se agranda y sufre todo de tipos de repercusiones. ¡Ah! el pijama también debe inmunizar de cualquier pregunta incómoda.

Me acuerdo cuando vi por primera vez a Claudio Bertoni en Viña del Mar, (lo vi muchas veces, incluso una vez conversamos) lo primero que me llamó la atención era su polera, que tenía todo el cuello desbocado probablemente porque dormía con ella. En Chile tiernamente lo llamamos cuello jetón, en alusión al labio sobre extendido (los pijamas fueron creados precisamente para evitar esta ternura) Pienso en todo esto solo porque ayer me quedé dormido con mi polera favorita que juré nunca someter a este filosófico dilema. No necesito explicar nuevamente que nunca creí que me iba a dormir, ni menos que me dispuse voluntariamente a ello. A los niños hiperactivos se les dice que "luchan contra el sueño", siempre quieren ganar un minuto más de vigilia.

Siento que a la gente que se le olvida el pijama lo hace simplemente porque creen que nunca se van a dormir. Yo pertenezco a esta clase de logia infantil. En la noche leo, veo una película o simplemente pienso y siempre evito el cruel espectáculo que significa predisponerse voluntariamente a caer en la inconsciencia. Ponerse pijama es capitular a este temido estado, y por eso el cuello jetón de Bertoni lo hacía parecer un hombre libre de ese soporífero problema. Todas las poleras "jetonas" por el sueño, señalan en el fondo a angustiados preguntones nocturnos, esos que encuentran al acto de dormir demasiado fantasioso para creerlo, tanto como para que ser aceptado en él se necesite el uso de uniforme...

#claudiobertoni #stendhal #álvarodcampos #artículoscrónicascolumnas

Barbarie.- pensar con otros

generación de contenidos

cultura - sociedad - debate - encuentro

 

<meta name="google-site-verification" content="v8EKwtjc8TZhalvR2IkMKzftz7Or6p3CdeCGehXh0SU" />