Barbarie-pensar con otros

Contenidos culturales

Proyecto 432 - Amelia Ibáñez y Marcos Sánchez

Cuerpo y espacio para respirar en tiempos de encierro.

 

Mes de la Danza. Proyecto 432 es una investigación donde se encuentran el cine, el sonido y el movimiento físico para crear un trabajo que reflexiona sobre la relación entre el ser humano y un espacio natural, en este caso, las dunas de Salinas de Pullally. En el habitar estas dunas y convertirlos en el formato cinematográfico en la danza, se instalan ciertas piezas que solo sugieren, para ser completados por quien recibe la imagen.

 

EXHIBIDO EN EL FESTIVAL MES DE LA DANZA: DANZA, CÁMARA Y REGISTRO

NAVE | GAM | ABRIL 2020

Texto para un ejercicio inverso [2 3 4]

 

 

Hablemos ahora maestro.

Según las instrucciones, debía pensar en el desierto con la mirada humilde y fija en un vaso de agua. Domar el ánimo y el cuerpo. Doblegar la sed.

 

Hablemos de las premisas.

Para reencantarse con la vida basta descolgar el pantalón escocés rojo que aún resiste en el armario acorazado en celofán contra la polilla y la adolescencia que quieres olvidar. 

Rescatemos también los peces de la marea de las analogías. Coloquemos sobre la mesa las fichas y el manual con las reglas del juego. Y antes de empezar, ordenemos por colores las píldoras.

 

Hablemos enseguida de algo azul. 

Del aro de un anillo rodeando la pupila. Sólo del contorno de esa curva cerrada en sí misma sobre un vacío, siempre al frente. Para reencantarse con la vida basta jugar. Para ganar, hay que apostarle fuerte y sin miedo a cada baza.

 

Hablemos de un plan en ese hacer. 

De un mapa cosido al cuerpo con su tablero de distancias entre un lunar y otro. De un jardín dibujado a cuadros que no es pulmón, sino corazón para los murciélagos sonámbulos de esta ciudad. Hablemos de un método para seguirle el paso a la vida. Y para tomar distancia, marquemos una cruz inversa a la tangente en la que fermentan los equívocos.

 

Hablemos ahora de este lado de la geografía. 

El ejercicio no prohíbe inventar mentiras agradables: En el continente me construyo. En el viaje me destruyo y me intuyo en las historias encerradas en las casas. En los nidos vacíos y el ruido que hoy me habita la cabeza. No habla de mí. Habla de los otros. De lo que es suyo y del agua, de lo que aún está en mí.

Hablemos de los proyectos de viaje. 

Salimos por el Elíseo hacia el poniente, porque a occidente se dirigen todas las empresas. Salimos y encontramos desierto, por todos lados desierto, y su idea. Nos guiaba el olor de los bosques y los ríos, la sal de los océanos, el murmullo de espigas al viento como enaguas crujiendo bajo las faldas. Maestro, mi olfato me engañó. El mar se detuvo de repente. Nosotros también nos detuvimos. Dentro del vaso había arena, gente vagando por las dunas. Y el viento. En todas partes el viento.

 

[Todo por lo que trabajaste se desmorona].

Alguien te piensa desde el agua. Alguien que sabe lo que piensas te piensa mientras cuenta.

Y lo que cuentas, ya fue pensado si lo cuenta al otro lado quien te mira desde el agua.

Invierte los números. El centro permanece. 

Vuelve ahora a guardar el pantalón en el armario y hablemos de aquellos lejanos objetivos.

No era fácil prosperar en el desierto. Porque el desierto es sólo una idea.

[silvia veloso]

Barbarie.- pensar con otros

generación de contenidos

cultura - sociedad - debate - encuentro

 

<meta name="google-site-verification" content="v8EKwtjc8TZhalvR2IkMKzftz7Or6p3CdeCGehXh0SU" />