Barbarie-pensar con otros

Contenidos culturales

Morir en Facebook


por Silvia Veloso

Barbarie - pensar con otros

En la azotea de un hotel de Phuket, Tailandia, un padre de 20 años estrangula a su hija de once meses y la arroja al vacío, escena que transmite en directo en Facebook. Una semana atrás en Cleveland, Estados Unidos, también en vivo a través de Facebook, Steve Stephens mataba de un tiro a Robert Godwin, de 73 años, porque fue la primera persona que se le cruzó en el camino cuando decidió poner en marcha una acción de alto impacto para mostrar el tamaño de su despecho a la novia que lo abandonaba.

Ya se puede vivir y morir en Facebook en tiempo real.

Ambos asesinos se suicidaron después de cometer sus crímenes. El padre de Phuket se ahorcó en el mismo lugar en el que mató a su hija, y para ampliar el espectáculo, también se tomó el tiempo de preparar los planos (¿utilizaría un palo de selfie para montar y encuadrar bien la escena?) que dieran cuenta de su suicidio en la red. Por increíble que parezca, los vídeos han permanecido en Facebook más de 24 horas antes de que la cuenta fuera cancelada. Debe ser que en materia de crímenes en directo sucede lo mismo que con los atentados terroristas, la maquinaria se pone en marcha más rápido y es mucho más eficiente cuando los hechos macabros tienen lugar o afectan a occidente.

De ambos asesinos las noticias de los diarios dan cuenta de supuestos desequilibrios mentales. Sin duda estas personas debían estar completamente desquiciadas. Nos negamos a pensar y a admitir que personas normales o comunes como cualquiera de nosotros, sean capaces de cometer tales atrocidades y que, llevados de su locura, narcisismo o demencia, además hagan de ellas un espectáculo masivo y extremo retransmitido en directo. Sin embargo, los dos videos de Tailandia llegaron, en las 24 horas que estuvieron en la red, casi a 400.000 visualizaciones. Un porcentaje muy bajo del total de cuentas activas que tiene Facebook (unos 1.800 millones), pero aun así, una cifra escalofriante en cuanto a lo que representa como indicador del volumen de morbo.

Los responsables de la red se han manifestado ofreciendo sus condolencias a las familias y prometiendo que trabajarán a fondo en filtros y procesos que impidan que tales acciones de violencia radical puedan subirse y lleguen a los usuarios. Zuckerberg muy compungido, aboga por utilizar inteligencia artificial que permita reducir el tiempo para que tales ‘contenidos inapropiados’ sean eliminados. Ojalá que esa inteligencia artificial sea más inteligente que nosotros.


Barbarie.- pensar con otros

generación de contenidos

cultura - sociedad - debate - encuentro

 

<meta name="google-site-verification" content="v8EKwtjc8TZhalvR2IkMKzftz7Or6p3CdeCGehXh0SU" />